Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Apuntes de Otto Lidenbrock

La Conjetura Digital

15 Febrero 2021 , Escrito por Mariano Schmalbach

 

 

Estamos inmersos en momentos decisivos. Los cambios surgidos por la rapidísima globalización tras el fin de la guerra fría han trascendido el ámbito de lo público a lo privado. Donde el discurso íntimo de los hombres, es decir sus más recónditos pensamientos, son expresados por medio de ese gran reservorio de información y bits de conocimiento llamado internet. Si nuestros ancestros fueran capaces de ver lo que hoy se produce en las redes sociales y la trascendencia de lo que se escribe, comparte y rectifica, sus semblantes no mostrarían más que una pasmosa sensación de espanto y terror. La influencia que el medio puede llegar a tener sobre la naturaleza humana se invirtió desde hace poco más de 15 años.

Se forjo un fuerte vínculo del que cada vez es más difícil desembarazarse. La cesión de datos privados es una obligación para hacer parte de una actualidad cada vez más pública, menos meditada en cuanto a la transcendencia de sus actos, de los intereses políticos y económicos. Como un cuadro pesadillesco la maquinas han tomado el control de las motivaciones que toda persona puede tener. La información viaja a la velocidad del sonido, pero es un sonido imperceptible para nosotros. Pero realmente se ha llegado a una especie de embudo donde todo el espectro de conocimiento se filtra por medios corporativos más poderosos de lo que eran hace 10 o 15 años. El primero y probablemente más importante de todos, Microsoft, se convirtió en el leviatán primigenio, que sembró la semillas de lo que actualmente observamos. Otros medios como Alphabet, Amazon o Twiter tienen un papel cada vez más relevante. Esta servidumbre voluntaria, como la llamara un precoz pensador francés hace algunos siglos, se muestra como una entrega de nuestra intimidad al precio de la inserción social en un vínculo colectivo.

Implícitamente, y por demasiado tiempo, se ha creído que esto es algo inofensivo, sin más consecuencias a que algún pirata, ladrón informático o criminal movido por pasiones bajas robe información para obtener beneficios. Pero el avance ha logrado que desconozcamos los peligros de moverse tan deprisa sin ver quien se encuentra en la trayectoria.

Los avances han sido necesarios, pero su uso actual es la conjetura más compleja a la que el ser humano se ve ante si dispuesto a resolver. La problemática está servida.

Este primer texto servirá como un modesto acercamiento a una serie de discusiones que influirían más pronto que tarde en las acciones de los individuos y las sociedades.

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post